¡AQUÍ…DESDE EL CRESTÓN!

¿Y ahora, quién podrá defenderme? – Sin duda que el escándalo mayor que se presentó en el sur de Sinaloa en las primeras semanas del año y de la administración municipales fue el conocido caso del “Tiburonario” del Acuario Mazatlán. Pues bien, a raíz de que el pasado 1 de febrero uno de los cristales del Tiburonario colapsó causando la inundación de la zona donde se encuentra ubicado el Acuario Mazatlán, se ha desatado una guerra de declaraciones entre funcionarios de esta administración y la anterior quienes se lanzan acusaciones mutuas sobre la responsabilidad del problema. Se ha acusado a Carlos Felton, al arquitecto Omar Osuna, a la empresa Reynolds Acrylic (fabricante del acrílico colapsado) e inclusive a funcionarios de la actual administración como responsables de dicho resquebrajamiento, sin embargo, de todo este asunto, sale a relucir una figura principal quién al margen de todo el asunto ha hecho “mutis” por varios días, sin dar la cara a los medios de comunicación o la ciudadanía. La directora del Acuario Mylai Quintero quién arribó a esta administración precedida más que de trabajo político, de una amistad y de su trabajo en campaña con el ahora presidente Fernando Pucheta, buscó en su medida posible evitar hablar sobre el tema, siendo la persona más solicitada para opinar sobre lo ocurrido en el sitio que preside. Pues bien, la carencia de tablas para hablar al público, su poca habilidad para enfrentar a los medios y su carencia de conocimiento en el tema, fueron determinantes para evitar que la priista diera la cara y hablara sobre lo ocurrido cuando más se le requería. Tuvieron que pasar varios días para que la funcionaria se preparara en la materia y saliera a dar una conferencia de prensa en donde como si fuera guión radial, se dedicó a narrar lo estudiado y escrito previamente pero no a contestar los cuestionamientos de la prensa. Esperamos que, en lo sucesivo, Mylai Quintero esté más preparada y aparezca desde el principio a dar la cara respectó a la institución que dirige, de la cual como muchos opinan: “se sacó la rifa del tigre”.

¿Será el adiós del Pueblo Mágico?  Se dice que la ciudad de El Rosario la cual preside el conocido médico Manuel Antonio Pineda está a punto de perder la distinción de Pueblo Mágico. Y es que, ante la falta de inversión en materia turística, infraestructura y otros servicios que se ponen como condición para mantener dicho distintivo, trascendió que esta categoría podría perderse y con ello también los apoyos federales que derivan de esto. Al respecto, el mismo alcalde Manuel Antonio Pineda expresó que en lo que va de su administración no se han recibido recursos federales para mantener la característica de Pueblo Mágico, por el contrario, expresó que se les ha solicitado una serie de obras por parte del gobierno federal para seguir con dicha denominación. Esto se suma al recorte presupuestal que está efectuando la federación en muchos rubros que podría alcanzar a los apoyos de Pueblos Mágicos, pues se estima que al menos 50 ciudades quedarían fuera de la categoría. A esperar entonces que sucede, pero la alerta está encendida.

No se midió. Quién no las trae todas consigo es el titular de la Sedeco Javier Lizárraga Mercado quien en lo que el mismo calificó de “un resbalón” dijo en una entrevista ofrecida en Guamúchil respecto a los cruceros que faltan por llegar a Mazatlán, que desde el 2013 se reabrió estos arribos con pasajeros cruceristas homosexuales a quienes nombró como “jotos”, término que ha causó diversas opiniones. Al respectó el ex regidor panista y hoy miembro del Comité Estatal del PAN Loar López Delgado dijo que las personas que arriban a Mazatlán a bordo de cruceros “Gays” son quienes más derrama económica dejan al puerto. Otras son las voces que llaman al funcionario estatal a retractarse ante esta comuna y no solo considerarlo como un resbalón, pues bien, a partir de esto consideró que Lizárraga Mercado tendrá que pensar dos veces lo que dice.

Comentarios

Comentarios